Descubre las múltiples funcionalidades de la cal y minerales

Procesamiento metalúrgico de metales no ferrosos

La cal desempeña un papel fundamental en la industria minera de metales no ferrosos y, en especial, en la recuperación de mineral de cobre, alúmina, oro, níquel, cinc, cobalto y plomo.

Ajuste del pH: condiciones de alcalinidad

La cal proporciona las condiciones de alcalinidad necesarias para hacer posible la flotación del cobre, el cinc o el plomo, impidiendo la flotación de las impurezas minerales. A menudo se utiliza en el proceso de recuperación de mineral de oro, que suele realizarse por lixiviación con cianuro. La función principal de la cal consiste en garantizar el correcto nivel de pH >11 para evitar la volatilización y pérdida de la solución de cianuro impregnada.

En el proceso Bayer de obtención de alúmina a partir de bauxita, la lechada de cal optimiza las operaciones de digestión y filtrado.

Otros de los procesos de refinación que precisan el uso de cal son:

Fundición y purificación

La cal se utiliza como agente fundente en las fundiciones de cobre. También se emplea como reactivo en el tratamiento de los gases resultantes de las operaciones de eliminación de metales. Actúa, además, como reactivo que permite eliminar el arsénico del cobre en convertidores y hornos anódicos.

Para la refinación de magnesio, Lhoist ha desarrollado fundentes anhidros de alta calidad que se utilizan con fines de purificación, recogiendo las impurezas de las escorias durante el proceso de refundición y separándolas del metal limpio.

Cobertura y protección

Los productos anhidros se utilizan para cubrir y proteger el magnesio fundido de la oxidación. Esta misma propiedad los convierte en un agente eficaz para la extinción de fuegos de magnesio por su capacidad de formar una capa alrededor del magnesio líquido que crea un vacío de oxígeno.