Investigación y desarrollo de una cantera

Antes de dar comienzo a las operaciones de cantera, es preciso llevar a cabo una extensa investigación, modelado y definición de las reservas disponibles.


Investigación geológica

Las investigaciones geológicas se basan en mapas y en estudios del terreno. Deben obtenerse muestras representativas del emplazamiento para realizar pruebas químicas y físicas y, de este modo, determinar su idoneidad para la calcinación. Otros métodos geofísicos indirectos permiten obtener información adicional como, por ejemplo, el espesor del depósito.

Modelado geológico

Los geólogos interpretan los datos recogidos y definen unidades con características químicas, físicas y de incineración similares para crear un modelo del depósito.

Planificación de minas

La elaboración de modelos en dos y tres dimensiones de la cantera permite determinar las reservas disponibles de cada unidad. Dichas reservas disponibles dependen de las propiedades del terreno colindante: topografía y accesibilidad del depósito, aspectos hidrológicos y licencias de extracción.

A tenor de los trabajos preliminares, se elaborará un plan de desarrollo a largo plazo que abarque hasta el final de la existencia útil del depósito. Esta planificación toma en consideración los siguientes factores: 

  • los mercados en los que se van a utilizar los productos finales de cal o minerales;
  • las especificaciones de los productos relacionados;
  • las características de los distintos tipos de hornos o sistemas de procesamiento utilizados para transformar la piedra caliza o la arcilla en cal o derivados minerales.

En las operaciones a largo plazo, también deberán considerarse otros aspectos. Entre ellos: 

  • carreteras de acceso a las distintas zonas;
  • anchura y altura de los frentes de mina;
  • cantidad de agua que es necesario bombear en una mina;
  • cantidad de excedente que debe retirarse. 

También se prevé de antemano la rehabilitación del emplazamiento una vez terminadas las operaciones activas en la cantera.