La cal y otros minerales en nuestra vida diaria

Piensa en un día cualquiera de tu vida. Al levantarte, te asomas a la ventana para comprobar qué tiempo hace. Luego te duchas y te lavas los dientes. Mientras desayunas un huevo cocido y una taza de café, te pones al día de las noticias leyendo el periódico o consultándolas por Internet desde tu tablet. El café está amargo, así que le añades un poco de azúcar. Te pones los zapatos, tomas tu abrigo y te preparas para ir a trabajar. Antes de salir de casa, recuerdas que es el día de recogida de basuras, así que la sacas al contenedor.

Mientras te subes al coche, observas que tus vecinos han pintado la puerta del garaje de un color distinto y que se ha reasfaltado la calle.

¿Sabías que la cal, la arcilla o los materiales resultantes de su tratamiento están presentes en prácticamente todo aquello que haces a cada minuto del día?

La cal, la dolomía calcinada y los minerales se utilizan para fabricar el cristal de la ventana por la que nos asomamos, para purificar el agua corriente, para elaborar azúcar y como parte de la alimentación de las gallinas que ponen los huevos que comemos. También está presente en el periódico que leemos por las mañanas, en el tratamiento de los gases de combustión liberados durante los procesos de gestión de residuos, en la fabricación del metal, vidrio y otros materiales utilizados para fabricar nuestros coches, en el asfalto con que se construyen las carreteras por las que conducimos e incluso en la producción de los zapatos de piel que calzamos.

Nuestros productos se utilizan en numerosas aplicaciones que podemos ver, tocar y utilizar continuamente.

¿Dónde se encuentran la cal y otros minerales?

Haga clic en las imágenes para averiguar dónde encontrar nuestros productos.

Sanitarios

Losetas y azulejos

Agua corriente

Dentífricos

Ventanas

Vajillas

Azúcar

Aves ponedoras

Periódicos

Pintura

Tablets

Calzado

Residuos

Automóviles

Carreteras