Orígenes de la piedra caliza

Se cree que la piedra caliza ha existido durante más de 3000 millones de años, desde la Era Precámbrica. Las zonas marinas poco profundas proporcionaron el perfecto caldo de cultivo para la formación de carbonato cálcico, que daría lugar al comienzo de la vida bajo el agua como resultado de la acumulación de depósitos biológicos.

La bioacumulación de carbonato cálcico se produce en las aguas (preferiblemente marinas) a temperaturas de 25-30 C°, e incluye corales, algas y conchas. Las aguas deben ser poco profundas para que todos los organismos puedan beneficiarse de la exposición directa a la luz solar. Los mares tropicales de poca profundidad son el medio idóneo.

Como consecuencia de la deriva de los continentes, en la actualidad pueden encontrarse depósitos de materiales carbonatados por todo el mundo.

 


 

 

Los huracanes, las fuertes corrientes y la acción de las olas destruyen los corales, algas y conchas, sometiéndolos a un proceso de molido natural. La arena resultante se deposita en el lecho marino y se desplaza horizontalmente con el paso del tiempo. Harán falta miles de millones de años para que pueda crearse piedra caliza a partir de estos depósitos, ya que estos deben compactarse y luego cementarse por acción de la presión que ejercen los depósitos de capas superiores.

Los lechos de depósitos pueden identificarse gracias a su estratificación claramente diferenciada. Los depósitos de arrecife pueden distinguirse por su característica forma de ‘montículo’ y por el tamaño generalmente desmesurado de las rocas. 

Del mismo modo que las montañas son el resultado del movimiento de las placas tectónicas, los depósitos carbonatados también han sido transportados desde el lecho marino, e incluso desde profundidades mayores, hasta la superficie de la Tierra, un fenómeno que no solo los ha hecho visibles, sino que también ha permitido su explotación minera.  

La formación de carbonatos comenzó hace miles de millones de años, y continúa en la actualidad.

Véanse también las imágenes de GALERÍA DE FOTOS: ROCAS