Refinación de la cal para la obtención de productos finales

Tras salir de los hornos, la cal se clasifica y se almacena según su granulometría, nivel de CO2 residual y otras características físicas o químicas que determinen nuestros laboratorios. La separación se realiza utilizando cintas transportadoras, barrenas, montacargas, molinillos y pantallas de selección. Existen tres granulometrías principales de cal: grano, granillo y finos.

La cal puede seguir procesándose para obtener nuevas propiedades y cumplir con los requisitos de las nuevas aplicaciones que van surgiendo.

 


 

Los procesos de refinación de la cal son tres:

Triturado y molienda

Pueden producirse cales molidas o trituradas en molinos equipados con dispositivos de clasificación: para este fin se utilizan los molinos de martillos, los de bolas giratorias, los pendulares verticales o los de muelas.

Hidratación

Los productos hidratados se elaboran en hidratadores que permiten generar un polvo seco: un hidróxido de calcio (Ca(OH)2). Los hidratadores se componen de una, dos o tres cámaras de hidratación y de un premezclador, donde el agua comienza a reaccionar con la cal bruta. La cal hidratada se clasifica por granulometrías y se almacena en silos. En las plantas americanas de Lhoist también se produce dolomía calcinada hidratada en contenedores a presión.

Producción de lechada de cal

La lechada de cal se fabrica a escala industrial, en recipientes de reacción agitados, a partir de cal viva o de cal hidratada y en presencia de exceso de agua. El producto final es una suspensión de cal hidratada.